Afirmaciones razonadas

Una de las formas más efectivas de enfocar la mente en altas vibraciones, en pensamientos positivos y en hábitos empoderantes, es hacer AFIRMACIONES RAZONADAS.

De nada sirve repetir frases, oraciones o mantras de manera automática. Existe una forma efectiva de hacerlo, activando la “Neurocomunicación Creativa”.

A continuación, entrego paso a paso el proceso para hacer afirmaciones efectivas y poderosas:
1. Inicia siempre la afirmación con las palabras YO SOY…
2. Construye una frase corta y simple, en presente, en primera persona, en positivo y en acción.
3. Garantiza que la frase te haga sentido, es decir, que la entiendas totalmente y que la percibas viable, realizable y necesaria.
4. Al empezar el día, toma unos minutos para hacer respiración consciente, es decir, fijando toda tu atención en la inhalación y la exhalación, manteniendo los ojos cerrados durante todo el ejercicio.
5. Después de hacer respiración consciente, fija la frase en tu lóbulo frontal a manera de impronta. Imagina que pones cada palabra en el espacio que tienes entre el cerebro y el hueso de tu frente, como si vieras mentalmente una proyección o un holograma.
6. Cuando consideres que la frase ha quedado impregnada en tu lóbulo frontal, piensa en el BENEFICIO que te aporta. Visualízate disfrutando del beneficio desde ese mismo momento, manteniendo la respiración consciente.
7. Al sentir que la sensación de beneficio ha llenado totalmente tu mente y tu cuerpo, abre los ojos y observa a tu alrededor los cambios que han ocurrido en tu percepción. Mientras reconoces tu nueva visión de la realidad, expresa a viva voz la frase a manera de mandato, con imposición, con seguridad y con certeza.

Así, con este sencillo proceso, haz creado la realidad contenida en la afirmación. Durante el día, en medio de tus actividades cotidianas, repite mentalmente la frase mientras respiras en forma consciente. Aprovecha tu tiempo muerto para enfocarte en la afirmación. Mientras vas en el transporte público o en tu carro en medio del tráfico, cuando haces una fila o estás en una sala de espera, al usar el baño o al tomar una ducha, etc.
También, toma algunas pausas y busca un espacio seguro, en el que puedas decir en voz alta la afirmación, sintiendo el beneficio.

En la noche, cuando te acuestes y estés a punto de dormir, toma unos minutos para hacer un recuento de lo ocurrido durante el día y reconoce de qué manera se manifestó la afirmación, en menor o en mayor proporción. Agradece esa manifestación, agradece tu poder de creación. Enfoca tu mente en la afirmación y repítela mentalmente hasta que te duermas…

Te propongo que empieces este experimento con la afirmación “YO SOY armonía y bienestar” y que la uses durante tres días siguiendo el proceso al pie de la letra. Si ves resultados positivos en tu tranquilidad, si cambia la vibración de tus pensamientos y si se eleva notoriamente tu energía, construye tu propia afirmación y úsala por otros tres días, y luego otra afirmación, y así en adelante… Haz de las AFIRMACIONES RAZONADAS un hábito para vivir mejor cada día.

Alfonso Rocha

2017-09-15T03:13:21+00:00