Dispuestos a cambiar

Si realmente quieres saber lo obstinado que eres, sólo tienes que acercarte a la idea de estar dispuesto a cambiar. Todos queremos que nuestras vidas cambien para que las situaciones se vuelvan mejores y más fáciles, pero no queremos hacer el trabajo del cambio. Para que el cambio suceda, debemos cambiar por dentro. Debemos cambiar nuestra manera de pensar, cambiar nuestra manera de hablar, cambiar nuestra forma de expresarnos. Sólo entonces se producirán los cambios externos.

Trabajar con los pensamientos no es la única manera de cambiar. Hay muchos otros métodos que funcionan bastante bien.

Piensa en unos pocos ahora. Existe el enfoque espiritual, el enfoque mental y el enfoque físico. La curación holística incluye cuerpo, mente y espíritu. Puede comenzar en cualquiera de estas corrientes, siempre y cuando incluya todas las áreas. Algunos comienzan con el enfoque mental y hacen talleres o terapia. Algunos comienzan en el área espiritual con la meditación o la oración.

Cuando usted comienza a limpiar su casa, realmente no importa por cuál habitación empiece, lo importante es que comience en el área que le atrae más. Cuando se materializa un cambio, los otros sucederán casi por sí mismos. Un nivel siempre conducirá a otro, siempre y cuando haya la voluntad de crecer y cambiar.

El trabajo en el espejo es muy poderoso. Cuando niños recibimos la mayor parte de nuestros mensajes negativos de personas que nos miraban directamente a los ojos y tal vez señalando con un dedo sobre nosotros. Cada vez que nos miramos en el espejo hoy, la mayoría de nosotros dirá algo negativo. O bien criticamos nuestra apariencia o nos reprendemos por algo. Mirar directamente a los ojos y hacer una declaración positiva sobre sí mismo es la forma más rápida de obtener cambios empoderantes.

~ Louise Hay

2017-09-27T15:10:41+00:00